Descargar el análisis completo AQUÍ

Según Migración Colombia, en 2018 se presentó un incremento del 70% en el número de venezolanos que ingresaron al país: de 796.234 entradas se pasó a 1.359.815. Sin embargo, contrario a lo que se suele pensar, los migrantes no son los causantes del deterioro de la seguridad.

Un segundo análisis cuantitativo (conozca el primero aquí) realizado por la Fundación Ideas para la Paz (FIP) confirma que, a nivel general, los índices delictivos en Colombia no se han visto afectados por la llegada masiva de venezolanos. Esto quiere decir que el comportamiento de los homicidios, lesiones personales, delitos sexuales y hurto a personas no pueden ser explicados por el flujo migratorio. Con el contrario, como ya lo había advertido la FIP, la población venezolana continúa insertándose en las dinámicas colombianas comportándose como el grueso de la población.

Sin embargo, llama la atención, por un lado, que la tasa de capturas de venezolanos en 2018, estuvo por encima de la tasa nacional, y por el otro, que la victimización de estos migrantes va en aumento.

Así se comportan las ciudades

Bogotá es la ciudad que más recibe venezolanos, con 35% del total de ingresos. Allí aumentó 130% la tasa de lesiones personales a venezolanos y 110% la tasa de hurtos. A pesar de que las tasas de victimización de venezolanos aumentaron significativamente, se mantienen por debajo de las municipales.

En Barranquilla, por su parte, las tasas de homicidios, lesiones personales y hurto a venezolanos incrementaron en 200% y más. La tasa de homicidios fue 2.96, superando la tasa municipal (2.53) y la nacional (2.5). En Ipiales (Nariño) no hubo víctimas venezolanas. Una cifra inesperada, sobre todo si se tiene en cuenta que es la segunda ciudad que más recibió venezolanos durante el 2018: creció 36% con respecto a 2017.

En Cúcuta incrementó 14% la tasa de homicidios de venezolanos en 2018, y 13% la de lesiones personales. Sin embargo, disminuyó 74% la tasa de delitos sexuales contra venezolanos y 16% la tasa de hurto. Por último, en Maicao, las lesiones personales aumentaron 106% y 64% delitos sexuales.

La situación de los capturados

La tasa de capturas de ciudadanos venezolanos aumentó 103% en 2018 y, según el INPEC, la de reclusos creció un 6%. Sin embargo, la proporción de venezolanos capturados es apenas un 3% del total nacional. Eso significa que, a pesar de que una parte de la población venezolana se ha involucrado en actividades delictivas, su vinculación es significativamente menor que la de los colombianos.

¿Por qué los capturaron? El 21% de ciudadanos venezolanos por hurtos a entidades comerciales; el 19% por hurto a personas, y el 18% por temas relacionados con tráfico o porte de estupefacientes. El incremento en las capturas de venezolanos está respondiendo a la focalización de la Policía, que puede estar motivada, a su vez, por la estigmatización de la comunidad hacia ellos.

Un dato revelador es que los venezolanos capturados representaron menos del 1% del total de reclusos.