Alinear la gestión empresarial con el enfoque de derechos humanos, mujeres y paz

Las empresas integrarán en su gestión y cultura organizacional un enfoque de DDHH y derechos de las mujeres como componente integral de la construcción de paz.

Acciones prioritarias

1. Compromiso de alto nivel, incorporado en la operación y la inversión social: Desde su más alto nivel, es necesario que la empresa formule su compromiso con la promoción de DDHH e igualdad de las mujeres como enfoque transversal de sus acciones para la construcción de paz. Este compromiso debe estar integrado en sus políticas, procesos, operaciones y actividades de inversión social.

¿Cómo hacerlo?

  • Formular el caso de negocio para la paz con enfoque de género, que esté alineado con la misión de la empresa y su actividad principal. Éste abarca las transformaciones que aspira lograr la compañía para promover la inclusión de las mujeres como aporte a una paz sostenible, así como la definición de metas e indicadores de impacto, y la identificación de inversiones necesarias y beneficios económicos para la empresa.
  • Adhesión a normas, compromisos y marcos nacionales e internacionales de DDHH, así como promoción de igualdad de mujeres y de paz a través de, por ejemplo, los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres (ONUM y Pacto Global) o Equipares (PNUD, Ministerio de Trabajo). Estos compromisos deben estar incorporados en procesos, funciones, y mecanismos de evaluación y control.
  • Impulsar y participar en iniciativas conjuntas que promuevan los derechos de mujeres a nivel local, regional o nacional, como planes de acción sectoriales o alianzas público-privadas para la inclusión.
  • Acciones en todos los niveles de la organización y en todas las ubicaciones geográficas, para difundir el compromiso con la construcción de paz e igualdad de las mujeres y promover su interiorización entre todos los empleados y contratistas de la empresa.

2. Evaluación y gestión de impactos negativos en los derechos de hombres y mujeres, y mecanismos de remedio efectivos: La empresa evalúa cómo sus políticas y acciones pueden afectar los derechos de las mujeres en su área de influencia y en diferentes grupos, como mujeres en situación de desplazamiento, madres cabeza de familia, excombatientes o mujeres de procedencia étnica y vulnerables en razón del conflicto. De igual forma, la empresa debe tomar medidas para mitigar los riesgos, impactos negativos y propiciar un remedio efectivo en caso de afectaciones relacionadas con su operación.

¿Cómo hacerlo?

  • Inclusión de un enfoque de derechos de mujeres en los análisis de riesgo e impactos de la empresa, que permite identificar y mitigar las afectaciones que esta pueda tener sobre mujeres y niñas en el área de influencia. Este análisis debe tener un enfoque diferenciado, sensible a posibles impactos sobre los derechos de mujeres afectadas, desvinculadas o vulnerables. Para identificar posibles cambios en el contexto, el análisis de riesgos e impactos se debe efectuar periódicamente.
  • Desarrollar mecanismos de quejas y reclamos en DDHH, que sean fácilmente accesibles y de conocimiento no solo de los empleados de la empresa, sino de las comunidades en sus zonas de influencia. Estos mecanismos deben garantizar la confidencialidad y contar con rutas de procesamiento y provisión de respuestas oportunas y efectivas.
  • Hacer seguimiento a las medidas de mitigación de riesgos y respuestas en caso de afectaciones de derechos de las mujeres, con base en indicadores previamente establecidos, e incorporar los resultados y lecciones aprendidas en los procesos de mejora de la gestión.

3. Promoción del enfoque de derechos de mujeres y paz en la cadena de valor: La empresa debe promover el respeto de los derechos de las mujeres, evaluar el desempeño de sus proveedores y tomar medidas en caso de que no se cumplan dichos derechos.

¿Cómo hacerlo?

  • Políticas y procedimientos para la prohibición y prevención de la discriminación, el trabajo infantil, trabajo forzado y la explotación sexual comercial, así como la promoción del respeto de los derechos de las mujeres y los niños en la cadena de valor. Se recomiendan medidas como cláusulas contractuales, establecimiento de indicadores de desempeño, incentivos y acciones de castigo en caso de incumplimiento.
  • Mecanismos de evaluación del desempeño de proveedores, distribuidores y otros actores de la cadena de valor implementada periódicamente. Toma de medidas efectivas en caso de afectaciones de los derechos, desde la misma empresa o bien realizadas por el proveedor involucrado.
  • Entrenamientos y fortalecimiento de capacidades de los proveedores y distribuidores en materia de derechos de las mujeres y las niñas, con especial enfoque en los riesgos de que estos derechos se vean afectados en contextos de conflicto y violencia.